sábado, 17 de octubre de 2009

El tonto de turno.

Empezamos con el que perdió el teléfono en un minuto cuando grababa a la peña del estadio:


Seguimos con el imbécil que diseñó la entrada del Safety car en el circuito de Pau, Francia. Sumándole a que no hubo nadie que tuviera el sano juicio de controlar que no llegaran los coches lanzados por la curva sin visibilidad:


El siguiente estoy con la duda de si es un gilipollas borracho o alguien con un trastorno mental, en cualquier caso, por desgracia no va a poder aprender la lección para otra:


Y acabamos con la mítica combinación perfecta, un tonto y un animal. Anda que no debió quedar fino el tipo:


2 comentarios: