sábado, 10 de abril de 2010

Cambiando el medio.

Tengo el blog un poco abandonado.
Eso es debido a que mi "querido" Windox me la volvió a montar.
Como me había pasado en su momento con el 2000, me entró un virus, o más exactamente un malware, en este caso el XP security center, simplemente por navegar.
Ni usando el firefox, con un antivirus y un antispyware activado conseguí librarme y ante la incapacidad de eliminarlo sin complejas operaciones, toco tirar por la borda el XP y modernizarme de una vez. Pero esta vez a demás de poner el 7, he puesto Linux para tener ambas opciones.

Cada año y medio o dos años ando probando la distribución más adaptada o desarrollada, aprovecho algún formateo para echar un ojo a ver como va lo del Linux. De esta vez a tocado Ubuntu, con la versión 9.1 karmic koala.
Tengo que reconocer que generalmente las pruebas de Mandrake, Suse y similares me parecieron en general un auténtico fiasco.
Sin duda detrás hay un esfuerzo enorme y loable, pero su escasa adaptación a un usuario habituado a windows, las múltiples incompatibilidades con hardware y falta de un sistema gráfico mas amplio y polivalente consiguieron que en ningún momento me planteara seguir empleándolos.

Pero esta vez es notablemente distinto. Tanto es así que ahora mismo escribo este post con mi sistema Ubuntu.
Por supuesto siempre quedan detalles que hagan que Windows lleve delantera para un usuario, no, no voy a decir medio, normal, un defecto conceptual básico de muchos promotores y desarrolladores de Linux es considerar que el ordenador no es un medio, sino un objetivo.

Hay que tener en cuenta que los PC's domésticos corresponden en un 95% en una herramienta exclusivamente usada para otros fines; desde tan simples como navegar por Internet como dedicarse al diseño gráfico o tareas de ofimática varias. Para toda esa ingente masa de usuarios que un "guru" de Linux les indique que si tienen un problema X, la solución es recompilar unas librerías, modificar tablas de definición de particiones o definir código de programación supone un absurdo bárbaro. Como si llevaras el coche al taller y el mecánico te dijera con cara sorprendida -Bah, solo es la junta de la culata, eso lo podías haber abierto en casa y cambiarla tu mismo.- Desde luego existirá un pequeño porcentaje que podría hacerlo, pero la inmensa mayoría, arregle o tire el coche a chatarra, lo llevará a un mecánico profesional.

Pero como decía antes Ubuntu me parece un considerable avance, aun faltando mejores y detalles por pulir es usable. Aunque no lo aconsejaría a determinados usuarios, me parece un entorno muy adecuado para usuarios con ciertos conocimientos, y lo más curioso, para quien no tenga básicamente ninguno. Pues un jugón por ejemplo, lo encontrará complicado y molesto si tiene que pelearse innecesariamente con emuladores, y gente que emplee diariamente el office por ejemplo, puede echar en falta cualidades o molestarse por las leves diferencias del entorno de su pseudoclon el openoffice y o tener que emular el office si deseara seguir usándolo (si bien es cierto que tras una instalación inicial no debería tener mayores problemas).
Pero para usuarios con algunos conocimientos técnicos y algo de tiempo/paciencia, los problemas puntuales se suelen resolver con relativa sencillez y se puede trabajar sin demasiados quebraderos en un entorno notablemente seguro y estable, algo muchas veces infravalorado y es algo fundamental.

Pero lo más reseñable es que cuando mucha gente se acerca a la informática y se le ofrece como único medio el Windows, nos estamos enrocando en una opción a veces incoherente.
Conozco a una cantidad extrañamente sorprendente de gente que emplea el PC únicamente para navegar, enviar correos, ver películas y escuchar música. Todas esas tareas se pueden realizar de manera completamente sencilla y directa, y lo más importante, de manera natural para alguien sin prejuicios previos, como en Windows. Así para críos y gente de edad algo avanzada, a los que la informática les es algo totalmente ajeno y se les regala un ordenador para su entretenimiento, aprendizaje, etc... Instalarles una versión de Ubuntu te permite la tranquilidad de que podrán realizar todas esas tareas básicas sin problemas, sin que tengas que preocuparte de los cientos de añadidos, plugins, programas, etc... que en Windows debes rechazar de manera continua. Y sin que debas formatearles el ordenador de manera estándar cada año o dos años para limpiarlo.

Aunque claramente estoy partiendo una lanza a favor de Ubuntu. Admito que recomiendo firmemente instalar ambos sistemas operativos Windows/Ubuntu en el ordenador (Primero instalas Windows y al instalar Ubuntu puedes realizar esto solo seleccionándolo). Y emplear el que precises o te guste mas. Como he dicho a Linux le siguen quedando tareas pendientes y especialmente Windows a impuesto su ley en algunos aspectos. Así por ejemplo yo necesito Windows para realizar tareas de mi multifunción, no imprimir o escanear que Ubuntu realiza sin problemas, sino cuestiones como cambiar los cartuchos, que se realiza por software, el cual solo funciona en Windows, claro... Además algunas páginas web que puedes precisar, por culpa de algún incompetente solo funcionan con Windows. Así por ejemplo, he escuchado a gente quejarse por no poder coger billetes de Iberia, o yo he tenido problemas para solicitar cita previa para el médico.

Pasaros al lado de la luz, joven Jedi.

;)

2 comentarios:

  1. eres un frikazo raro de cuidado... aunq a mi tb me mola ubuntu..., aunq quizas sea por poder cambiar cosas de windows (q se podria con cualquiera pero mas feo xD) sin q windows se queje porque sencillamente, ni se entera al hacerlo desde ubuntu...

    ResponderEliminar
  2. Sin duda el lado friki es fuerte en mi.
    XDDDD.
    Pero yo me conformo con que Ubuntu no me de problemas para poder utilizarlo de manera habitual en el ordenador y dejar Windows para cuando no me quede más remedio.

    ResponderEliminar