viernes, 30 de julio de 2010

Especial musical.

El mítico Aserejé, que tantos oídos rompió, llevado a las alturas de la música en la versión de ópera. Increíble:


Cuantos temas con los mismos compases. Muy divertido:


El subidón de Phil Collins. Es difícil resistirse a acompañar a al batería, los de la boda tuvieron que quedar flipando y la tía ni te cuento:


Siempre da cierto alivio comprobar que los "esperpentos" musicales no son exclusivos de España, países tan exóticos como Uzbekistán tienen sus propias "estrellas". Surrealismo en estado puro:


No hay comentarios:

Publicar un comentario